Viernes 6 de Septiembre de 2019

Se realizó una Jornada de Trabajo sobre Habilitación de empaques frutihortícolas, para iniciar la confección de una normativa regularizadora

Se convocó a una Jornada de Trabajo denominada “Habilitación de Empaques Frutihorticolas”, con la finalidad de reunir a los sectores y áreas municipales involucrados y analizar una posible normativa específica para la actividad.
A instancias de la concejal Cristina Coria (UCR) y con el acompañamiento de su par, Ilda Mercedes Morro (1PAIS), tuvo lugar en el recinto de sesiones, el miércoles 4 de septiembre.
Fueron invitados a participar miembros y representantes del Departamento Ejecutivo de la Municipalidad de General Pueyrredon, del SENASA, de los mercados concentradores, del Procosud, del Procofrut, de la Asociación Frutihortícola de Productores y Afines del Partido de General Pueyrredon, de la Cooperativa de Horticultores de Mar del Plata, de la -Sociedad Rural de Mar del Plata, de los colegios profesionales de Arquitectos, Ingenieros, de Técnicos, del Consejo Profesional de Agrimensura e integrantes del Cuerpo Deliberativo.

Argumentos del reconocimiento

La normativa de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación establece para varios sectores frutihortícolas la obligatoriedad de emitir Documento de Tránsito Vegetal (DTV).
El nuevo trámite, coordinado en conjunto entre la AFIP y SENASA, conlleva como uno de sus requisitos, la habilitación municipal de los empaques frutihortícolas.
Entre otros, desde diciembre de 2018, se solicita que ciertos productos frutihortícolas como cítricos (pomelo, naranja, mandarina, limón), frutas de pepita y carozo (pera, manzana, membrillo, durazno, ciruela, pelón) y hortalizas pesadas (ajo, batata, cebolla y papa) cuenten con este DTV (Documento de Tránsito Vegetal) obligatorio que traza la mercadería en tránsito, desde origen a destino, involucrando al productor, empacador, comercializador, operador de mercado concentrador, etc., de la cadena.
Dicho trámite se realiza on line y para ello se requiere que los establecimientos se encuentren registrados en SENASA y contar con la Habilitación Municipal de los empaques. Este trámite, a nuestro entender, no está debidamente contemplado en su especificidad en nuestra legislación, que tiene como marco más cercano, la Ordenanza Nº 20054 de Normas de Habilitación de Comercios e Industrias y de cualquier otro inmueble que requiera contralor municipal en el Partido de General Pueyrredon.
Entre otras cuestiones a resolver, al presentarse un plano del inmueble afectado a la actividad de empaque, se estaría tomando en cuenta la totalidad de la superficie del campo y no solo la superficie del inmueble o sector de empaque, que sería la unidad productiva.
Al no contar con una Ordenanza especifica de Habilitación para los empaques frutihorticolas y aplicarse subsidiariamente la genérica Ordenanza Nº 20054, el Municipio interpreta que debe presentarse, por ejemplo, plano de todo el predio con todas sus instalaciones (todo lo que esté construido, casas, galpón de maquinaria, tinglados, galpón de agroquímicos, y el galpón de empaque el cual se necesita habilitar), el costo en sellados, honorarios y derechos se torna muy alto complicándose su concreción.
Se podría generar una normativa que contemple específicamente la habilitación de este tipo de establecimientos, exigiendo, a modo de ejemplo, que se pueda realizar con croquis del campo e instalaciones afines y un plano de obra solo del galpón de empaque.
Tenemos conocimiento de que se ha intentado por parte de algunas dependencias municipales, coordinar aspectos para encontrar una solución definitiva a este tema que viene creciendo en consultas, sin que hasta el momento haya podido lograrse para poder realizar dicho análisis.
El sector, sito en el principal cordón frutihortícola del país, se verá afectado, en caso de no encontrarse un marco adecuado, ya que el empaque es una actividad que repercute en el potencial de crecimiento de los productores tanto en el mercado interno como en sus exportaciones.
Para poder realizar un exhaustivo análisis de esta situación, el mejor ámbito es el de una Jornada de Trabajo, donde puedan plasmarse las necesidades del sector y los requisitos que debería exigir el Municipio para poder otorgar dichas Habilitaciones, o sea, donde las áreas, SENASA y los productores vuelquen inquietudes y conocimientos.